Como espectador privilegiado de un espectáculo irrepetible y gratuito, quiero mostrar desde detrás de la cámara mi particular visión del maravilloso entorno que nos rodea y sostiene. Sirva este blog como un pequeño pago a la inmensidad donada y un humilde trabajo por su conservación.


As the privileged spectator of a unique and free performance, I'd like to show, from behind the camera, my particular vision of the wonderful environment that surrounds and sustains us. I hope this blog will serve as a small payment to the great natural gifts and as a humble work toward their conservation.



lunes, 27 de noviembre de 2017

Feria: un castillo hacia el cielo


       
         Otro año más colabora con este artículo en la edición del libro "Extremadura en la red", gracias al trabajo de José-Manuel López Caballero y Atansio Fernández García y al patrocinio de la Consejería de Turismo de la Junta de Extremadura. En esta ocasión hablamos de los cielos de nuestra región y yo elegí  la villa de Feria y su castillo medieval.
       
          Quiso el conde Lorenzo Suárez de Figueroa que este castillo se viera desde cualquier rincón de sus posesiones y a mediados del siglo XV ideó una monumental torre de 40 metros de altura que dominara todo el Señorío de Feria y sirviera de vigia a tan extenso territorio.

Sobre un cerro y su fortaleza árabe, que antes fuera castro romano, se levantaron murallas y torres defensivas que protegieran la fenomenal torre del homenaje que, para mayor gloria, se enfoscó de cal y redondeó en sus esquinas.

Y, buscando su protección, se desparramaron las casas hacia el levante, alrededor de la Iglesia de San Bartolomé y de una plaza porticada al estilo mudéjar.  La villa de Feria se agarra con una mano de calles a la ladera del castillo, mirando a Zafra y al llano de Tierra de Barros. A su espalda el monte cubre las agrestes sierras bajo cielos transparentes, en un horizonte quebrado, limpio de luces postizas.

  Quien ha subido al castillo, pisando el empedrado de las calles del pueblo y admirando la belleza de sus fachadas encaladas y sus rincones en flor, sabe de la altivez del empinado cerro e intuye el atrevimiento y arrogancia de quien mandó levantar tal fortaleza.

Dentro, sentado en los apoyos de sus ventanales refulgentes, el visitante aprecia los cuadros del paisaje enmarcados en celosías góticas antes de encaramarse a su amplia terraza y embelesarse ante un panorama inacabarcable bajo una bóveda que sobrecoge.

Hoy no se ven higueras, las que con sus hojas honraron el escudo de los Suárez de Figueroa, pero los almendros en flor nievan de pétalos perfumados al cerro en febrero. Algunos olivos relictos taladran la roca con sus raíces y a principios de primavera los riscos se salpimentan con narcisos y dedaleras.

Un roquero solitario canta desde la muralla una melodía dándote la bienvenida a su reino de alas y revolotean los aviones roqueros alrededor de la torre. Jilgueros y verderones, abubillas, chamarines y alcaudones vuelan de rama en rama en un trajín de amoríos que embellece la colina, que sobrevuelan águilas culebreras, buitres y milanos.

No termines tu visita, antes de abandonar la zona vuelve la vista y admira, desde cualquier camino apartado, la formidable silueta al atardecer… y sus cielos:

Nimbos de otoño que llegan por el poniente navegando lentos, nubes preñadas de lluvia. Cirros que se deshilachan con el viento en la atalaya. Cúmulos que parecen aplastar, aún más, al pueblo en su ladera. Y las nieblas invernales que sumergen al pueblo en un encanto difuminado y que pocas veces se atreven a subir al castillo, emergido con orgullo de ese mar de nubes.

Y espera, mirando al ocaso. Aguarda sentado en la linde del camino a que el firmamento se agujeree de estrellas. Si vas por el mes de enero mira la Luna, llena de hermosa palidez en la noche gélida, alta, nítida, sola. Descubre en la profunda oscuridad, allá por el mes de marzo, a la estrella Aldebarán, junto al grupo de Orión. En las noches estivales, cuando la Luna escondida, tendrás que amilanarte bajo el arco blanquecino de la Vía Láctea. Y antes del amanecer, sobre el llano, hacia el levante, verás al astro brillante: Venus, lucero del alba.

Nubes mammatus

Caminos a Feria

Cielos emborregados

Cirros

La Villa de Feria desde su castillo

La Vía Láctea sobre el castillo

Noche estrellada



Portada del libro "Blogueros de Extremadura 12017"

sábado, 11 de noviembre de 2017

Cinco años en seis minutos

Cinco años de agradecimiento a la vida. Gracias a los médicos sigo disfrutando de lo más valioso: la belleza de lo que me rodea, la amistad, el cariño de los que me conocen, el amor de mi familia.
Como pequeño tributo y para que se sepa he subido este audiovisual con la ilusión de agradaros, con la intención de invitaros, con la idea de proteger.
Seis minutos de resumen fotográfico de un lustro fecundo. Cinco años en un rato de imágenes y música.

¡GRACIAS!












jueves, 23 de febrero de 2017

Un año con ginetas


      No imaginé tantos encuentros con estos bellos mamíferos, ni tan cercanos. En un bosquete de olmos, enclavado entre olivares, he pasado muchos atardeceres esperándolas y desde hace más de un año disfruto con sus sigilosas apariciones y sus rondas nocturnas entre los árboles.     
    
     Son dos luceros que brillan sobre su hocico y el misterio de su huella enmudece entre las hojas del bosque. Silenciosas se mueven por ramas y troncos, balanceando la cola y ocultando en las sombras su moteado pelaje.

     La noche tiene sus duendes, los árboles emboscan su piel de lunares y rayas. 



Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto
  
Septiembre
  
Octubre
  
Noviembre

Diciembre


viernes, 21 de octubre de 2016

La hora más dulce

          En un arrebol de nubes se pierde el sol por el oeste y el viento ábrego se calma en una ancha pausa del crepúsculo.

          Veo niños jugando por las calles del pueblo mientras un pastor recoge al ganado a las afueras.
       
          Bandos de tordos pasan hacia el cañaveral, tintinea el colirrojo por el tejado; ahora se realza el olor a tierra mojada, a la paja húmeda en el corral, a cena temprana en las casas abiertas.
       
          Momentos tan cálidos, tan dulces que los relojes se duermen cuando las farolas de la plaza avivan, quedas y en silencio, su luz.

          Tardes de paseos machadianos en un esperado otoño, tardes que erizan el vello y saturan de belleza los cielos lavados de mi tierra.














miércoles, 28 de septiembre de 2016

El bosque en rojo

          Hace un mes que pasaron las cuadrillas de corcheros y el verano llega a su fin. Se despierta fresca la mañana con la berrea del venado y el canto del trepador.

          Se ruboriza el árbol en su desnudez. La sombra se alarga  y proyecta sobre los troncos la vida en el bosque teñido de rojo.
 

















martes, 19 de julio de 2016

Alzacola

          Vuela recto entre las cepas hacia su atalaya de cardos en la linde del camino. Su melancólico canto lleno de trinos refresca la mañana antes de que las chicharras sierren los olivos al fuego del mediodía.

          Del color de la tierra corretea el pájaro entre las viñas, se detiene y en un espasmo de alas busca alimento en el suelo. Despliega e iza su cola al ritmo cuatro por cuatro el alzacola.









miércoles, 11 de mayo de 2016

Yo voy buscando arco iris, de la tarde

          Salí a buscar arco iris, en la tarde. En el llano sereno, entre sierras enriscadas, por las dehesas hermosas. Con la lluvia sobre mí, saliendo el sol a mi espalda, frente a unas nubes de plomo con huecos de cielo añil, se arquea la luz en parábola, bandera de todo el planeta que satura el horizonte y ensancha los corazones.

          La flor de la primavera le pidió algunos colores, el camino que serpea le busca hasta el infinito, el castillo altivo y viejo envidia su resplandor, los olivos y las viñas se inclinan ante su belleza. Sobre la llanura inmensa refulge la dispersión de la luz.

          Arco en casi todas las lenguas ( de lluvia, en el cielo, baleno, de Sant Martí, da vella…). Iris, como el que rodea la pupila, como el ojo de un artista, así le llamamos en español.





Castillo de Nogales

Tierra de Barros

Sierra de Hornachos



Valle del Jerte